Juego de tronos, ¿real o ficticio?

juego de tronos
Las guerras suceden desde el comienzo de los tiempos, ya en la Edad de Bronce los Indoeuropeos trajeron consigo el arte de la guerra al conquistar la civilización minoica y así convertirse en Micénicos, o comúnmente llamados antiguos griegos.

Hoy en día en nuestra civilización, sigue vigente ese modelo bélico y machista, tal y como podemos comprobar en los últimos acontecimientos sucedidos en oriente medio y que están sacudiendo la integridad física y moral del resto del mundo, más concretamente a Europa.

En esta entrada haremos un repaso por los convulsos sucesos migratorios que están sucediendo últimamente en el mundo y realizaremos también una comparativa de la situación que nos atañe y la trama de la novela "Juego de Tronos" de George R. R. Martin que, como descubriremos, tienen mucho en común.

La diferencia mayor que encuentro de las guerras antiguas respecto a las actuales es principalmente el objetivo de estas últimas. Los griegos utilizaban la guerra, Alejandro Magno fue buen exponente de ello, como forma de expansión de su cultura y a su vez, para aprender de otras culturas aspectos como técnicas ganaderas, agrícolas, artísticas, bélicas, etc. Digamos que antiguamente las guerras servían además de implantar la cultura al conquistado, para enriquecer culturalmente al conquistador.

Hoy en día encontramos otros intereses más mundanos como el petróleo, la búsqueda de tierras donde grandes empresas multinacionales puedan conseguir terrenos a bajo coste, o simplemente derrocar del mando a algún dirigente que no comulga con las ideas "generales", en definitiva se busca lucrarse en el más amplio sentido de la palabra. Ese es el caso que ha ocurrido en la mayoría de las guerras que ha habido en las últimas décadas en Vietnam, Irak o Afganistan por poner algunos ejemplos.

A escala mucho menor encontramos problemas ideológicos, racistas y culturales en muchos países como Grecia, Italia, Alemania, Francia y España. La xenofobia y el independentismo a mi juicio, buscan el enriquecimiento personal de unos pocos, principalmente políticos, que ocultan sus carencias políticas y profesionales buscando, sembrando el odio y desviando la atención mientras espolean al pueblo en búsqueda de estúpidas quimeras imposibles.

Estos son dos de los pequeños-grandes males que están asolando a estos países que parece no darse cuenta que hay algo mucho más importante que nos atañe a todos, y que no es más que ese éxodo constante de PERSONAS, y lo digo con mayúsculas porque todavía se pueden leer en prensa o internet declaraciones tan lamentables de gobernantes que ponen trabas a la acogida de seres humanos, seres igual que nosotros. 

Creo sinceramente que hay un problema de fondo del que nadie habla, que se encuentra en el punto de partida, y que no se intenta atajar de una forma directa. Ya nadie recuerda que hace años, en varios países como en Libia, se derrocó al régimen regente de M. El Gadafi y que a su vez, ejercía un control sobre los islamistas extremos. La caída de estos regímenes ha supuesto que los terroristas tengan las puertas abiertas y que se vayan expandiendo más y más, hasta tal punto que todos estamos expuestos a posibles atentados cada vez más frecuentes.

A veces me pregunto si no hubiera sido un mal menor el haber dejado tranquilos a esos regímenes, la respuesta estará en la conciencia de aquellos que por diversos intereses lo hicieron.

poniente

Una vez expuesto todos los problemas anteriores llega el momento de resaltar las similitudes que encuentro en la novela de George R. R. Martin y los sucesos que sacuden nuestros tiempos.

En la novela hay muchas pequeñas tramas como la lucha de la familia Lannister para controlar y gobernar a todos los pueblos que le rodean, otra trama es las continuas conquistas de Danaerys Targaryen que recuerdan mucho a la andadura del ya mencionado Alejandro Magno, también la venganza que buscan los hermanos Stark por la muerte de la mayoría de los miembros de su familia. 

Todos ellos tienen algo en común, ignoran el gran mal que les acecha que vendrá desde el norte en forma de los Caminantes blancos y su inmenso ejercito de muertos. Estos caminantes podríamos compararlos con la auténtica amenaza de la humanidad, que no es otra que la misma falta de ésta. Hoy en día sólo sufrimos o nos interesamos por lo que nos afecta de primera mano, y los problemas que vemos día a día en los medios parece que jamás llegarán a nosotros.

En el mundo fantástico de Martin aparecen también unas personas que en apariencia carecen de importancia, son exiliados, repudiados, medio monjes destinados a salvaguardar la frontera del norte que es donde se haya el verdadero peligro. Estos personajes podríamos compararlos con las personas que de verdad se movilizan, se sacrifican por los demás y son los que continuamente nos alertan del peligro que se cierne entre nosotros.

Mientras, los reyes de los diferentes reinos se encuentran demasiado ocupados en cuidar que su trono no se vea amenazado por otros pretendientes. Todos olvidan que hay algo que les compete y mientras pierden el tiempo en sus rencillas secundarias. Todos ellos están ocupados en asuntos de menor importancia al igual que ocurre con los casos que hemos mencionado con anterioridad.

Creo sinceramente que estamos perdiendo el tiempo en empresas menores que nos debilitan a todos porque nuestro gran mal, como en "Juego de Tronos",  proviene del Este, no deberíamos olvidarlo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...